Home » » EL CAMINO DEL CID

EL CAMINO DEL CID

Recogemos aqui la cronica que el biker "Tunin" ha hecho de su locura de viaje de Semana Santa, ni mas Ni menos que el Camino del destierro del Cid, desde Burgos a valencia en solitario Enhorabuena por la hazaña realizada Tunin¡¡¡¡¡¡¡.

Ademas y gracias a su gentileza podemos disfrutar de sus hazaña narradas por el mismo.


1 Jueves 14: Burgos – Santo Domingo de Silos - Huerta del Rey - Burgo de Osma 130 km
2 Viernes 15: Burgo de Osma – Berlanga de Duero – Barahona - Medinacelli 96 km
3 Sábado 16: Medinacelli – Molina de Aragón 93 km (sin pueblos de por medio glub)
4 Domingo 17: Molina de Aragón – Albarracin 135 km
5 Lunes 18: Albarracin – Teruel – Sarrion - Bejis 125 km (Vía tren abandonada de Ojos Negros)
6 Martes 19: Bejis – Valencia 105 km (por Sierra Calderona)
Total 689 km aproximadamente

Etapa 1 jueves 13 abr 2006: Burgos – Burgo de Osma 140 km

















































La noche antes apenas puedo dormir entre ultimar detalles y el nerviosismo ¿Será posible? Me acercan a Chamartin y puntualmente sale el tren. En trenes regionales, como es el caso, te ahorras los sudores que se pasan en los estrechos coches cama a la hora de desmontar y meter la burra bajo la litera. En el vagón me subo por las paredes las 4 horas del viaje. Hasta me meto en la cabina de cola haciendo el longi y es que salir sobre las 12:30 a sabiendas de que vas a llegar de noche pues... mejor no pensarlo. Al salir del servicio disfrazado ya de romano me miran raro. Al poco de salir de la estación una pareja de estética “manu chao” me preguntan “que ruta es esa que sigo con el gps” y “si queda cerca para hacerla ellos a pie”. Cuando les dije que iba a Valencia y empezaba ahora los 650 km se les quedo cara como de fumaos. La salida de Burgos mola por el carril bici del Paseo de la Quinta, paralelo al río Arlanzon, los senderos cercanos al circuito de BMX y el pinar de la Cartuja de Miraflores y la fuente de la salud, el homologo a la Casa de Campo madrileña, pero sin obras ¡Que tranquilidad se respira en esta ciudad! Burgos es monumental y menos mal que ya la visite en otra escapadita pero me supo a cuerno quemao esto de tener que salir pitando sin tiempo nada mas que para hacer una foto de móvil a la bici junto a la estatua del Cid. Si podéis ir al castillo y la catedral por cuyas calles cercanas podréis apreciar las conchas de Santiago que incrustadas en el pavimento marcan el Camino del Apóstol. No paséis de largo el dolmen de Cubillejo. Hasta Peñacoba tenemos algunos tramos muy entretenidos de sendero y bajadas con abundante piedra, incluido trialeras en fuertes subida. Al loro con la larga y pedregosa bajada a Covarrubias y con el tramo trialero entre Silos y Peñacoba, de lo mejor del día para mi gusto. Si hay turistas, como fue el caso, tienes una motivación mas para no hacer pie. Morí subiendo con el peso de la mochila y de la Kona Caldera pero conseguí no hacer pie. De nuevo me cruzo con el mismo pesado del quad de hace unos meses. La vieja fuente tipo “Casa de la Pradera” en Peñacoba es un punto. Carteles del Cid estilo rustico jalonan el camino. Huerta es un pueblo grandecito donde podréis encontrar de todo, incluso repuestos de bicis en la ferretería del Sici. El culmen es el mural de Quintanarraya. Los que van por Salas será para ver el río Lobos pero el camino va por aquí, oye que será lo único que tiene de turístico el pueblo materno de Hinojar del Rey, dejar que presuma un poco de ello, oye, ja, ja. Brevisima visita a mi tío en el corral dela era “¡Tas loco, chiquillo!” decía mientras se ajustaba la cuerda de persiana que lucia de cinto, lastima de foto. Rumbo a Alcubilla de Avellaneda y Fuentearmegil. Ya desde Huerta comprobareis como los caminos y pinares han dejado paso a los cultivos de cereal y las tediosas pistas de concentración parcelaria respectivamente. Salió una luna llena radiante tanto que no se la podía mirar directamente y tenia que agachar la cabeza para anteponer la visera del casco y no deslumbrarme. Menos mal pues esta luz me ayudo a intuir todo el relieve que me rodeaba. Algunos ya sabéis las sensaciones de las rutas nocturnas que os recomiendo encarecidamente que hagáis por sitios que conozcáis bien y no por unos bosques desconocidos llenos de ruidos guturales, animalillos nocturnos, corzos saltando a escasos metros (que menudo susto) y todo lo que de noche se pueda imaginar uno en semejantes condiciones. Se agudizan el resto de los sentidos. Atención que se acerca la cagada del día...¿o de la noche?. ¿Sabéis que es el barranbike? Es seguir un track levantado en ortofoto y que no has cotejado con mapa cartográfico con resultado de seguir un cauce seco que desde el aire es muy similar a un camino o senda. A veces pasa que el cartógrafo que levanta el mapa también los equivoca (ellos también se basan en ortofotos, no creáis que van allí a ver lo que se cuece) por lo que te da igual que al final terminas “embarrambikeado”. Consejo: coteja siempre y mantén dudas razonables sobre un posible “barranbike” preparando posibles variantes de escape. Tranquilos que el track esta arreglado desde la ermita, al poco de dejar Valdealbin, para que no repitáis la cagada, pero os adjuntare el original para que os riáis un poco. En lo que estimaba un cruce el camino desapareció de delante mío y se abría un suave barranco en ligera bajada. No tenia mapas de papel pero si unas 100 fotos en la cámara digital de la pantalla del ordenador con los mapas del Ozi y la ruta. Pues creeros que tome la decisión de seguir el barranbike por la linde de una tierra de cultivo con la esperanza de que apareciera el camino, como así fue. El resultado: una horita extra en pateo y un poco de indecisión. La pega es que me metí en una finca, lo peor de esta nocturna. Llegando a la mansión con los perros ladrando ya pensaba que o me pegaban un tiro por furtivo o moría devorado, jal! ¡Que suerte tengo al comprobar que salgo por el único lugar sin valla, un puentecito sobre un arroyo! Al final me animaron las luces del Burgo de Osma ¡Que bonita la catedral y las torres iluminadas¡ ¡Estoy a salvo! Llego a las 23:00 a la pensión y le digo al dueño que si da de comer en el restaurante que tiene bajo el hostal, también de su propiedad, por no andar buscando mas a esas horas. Me dice que si. Bueno, pues ya conozco a dos tíos oriundos del Burgo de Osma: uno es el difunto Jesús Gil y Gil (si, el de Marbella y el Atleti de Madrid) y el otro es este de la pensión y es que no desmerecen el uno del otro para nada ¡Vaya sablazo! Mas de 60 euros por alojamiento y cena son una relación calidad precio nefasta. Si os cuento que por la rendija de la puerta de mi habitación me entraba el dedo y para que no me vieran en pelotas tuve que colgar con perchas la ropa a lo largo de la rendija, entre otros defectos, no se justifican los 24 euros de alojamiento. O que el primer plato fueron 3 alcachofas sin rabo rellenas de lo que decían setas por 12 euros que me comí sin respirar de un plato de diseño. Hostal San Roque (975341221) y Pensión Agapito (677431246) Ya sabéis donde no ir. Conozco a la pareja de vascos con la que compartiré viaje en próximas etapas y me dicen que terminaran mañana en Medinaceli al igual que yo. Me largo a dormir y sucumbí a Morfeo en un nanosegundo contento de haber superado este día y pensando en lo que me río yo de los que dicen que los viajes con gps carecen de aventura. Precisamente gracias al gps me atrevo a meterme en estos berenjenales que a la postre conllevan las mismas o mayores sensaciones.

Etapa 2 viernes 14 abril 2006: Burgo de Osma – Medinaceli 103 km























































Madrugo y me cuesta encontrar un bar abierto para desayunar y comprar un bocata para el camino en un día festivo como este viernes santo. Tras las fotos de la catedral salgo por el bonito cañón del río Ucero incluido pescadores tempraneros. El miedo se apodera de mi cuando compruebo como han arado el camino que seguía, trayéndome a la memoria recuerdos del barranbike de ayer. Encima el trasero me duele a rabiar, que ya me estuvo toda la pasada etapa avisando. Y es que la mochila tiene algún kilo de mas. Sin querer mi trazado coincide con el GR86 llamado Sendero Ibérico que ya cate en otra escapada entre Burgos y Vinuesa. Acierto con meterme por el monte de Bayubas, una preciosidad. Arreglo un pinchazo en la bascula de Bayubas de Abajo, el único percance mecánico de relevancia durante los 6 días y menos mal porque si encima de pesada me da problemas el andamio de bici que llevo la tiro por un barranco. Me dirijo hacia un tramo muy esperado que había visto en la web del agachalomero Fran sobre su camino del Cid. Se trata del cruce del Duero por el puente de la abandonada vía de tren. Menudo largo de traviesas que te puedes llegar a comer, como para saltarse algún empaste. Ya en Berlanga de Duero unas fotitos y salida por el cañoncito del río Escalote tras las ruinas del castillo. Ahora toca un tramo muy psíquico hasta Bordecorex por pista de concentración parcelaria tremendamente anodina. Paro no se cuantas veces a no se que... ah! intente colocar la mochila e el manillar o algo así. El dolor del trasero no me deja concentrarme en nada que no sean fantasmas y pegas para no poder finalizar la etapa. Hasta pensaba en coger el tren en Medinaceli de regreso a Madrid y acabar con el suplicio. Como algo junto a una fuente en Barahona y vislumbro en la lejanía el bosque que me plante atravesar y... ¡uff! Sigo pensando solo en todo lo que me queda y no en ir poquito a poco. Menos mal que gracias a unos caminos algo mas divertidos empiezo a pensar en cosas mas entretenidas pasando del pesimismo al optimismo en cuestión de minutos. En una zona difusa del camino me asalta un pastor con ganas de cháchara. Pobrecillo. Aguante toda sus historias estoicamente poniéndome a sotavento de las babillas que expulsaba sin cesar mientras resumía su vida en mucho menos que cualquiera de estas crónicas para terminar diciendo “y haber si cae una buena moza que si no para que quiero el dinero...” Coño, haber si va a tener el jubón lleno de billetes. Paberlo grabao. Al final me deja ir por donde le dije aunque le tuve que convencer diciéndole que “si usted va por esos campos de Dios sin caminos yo también tengo que poder así que ya tiro tieso pa Alcubilla, ¡eh!” Tras un corto tramo sin camino pero ciclable conecto con camino y no me arrepiento pues en esto que vi una manada de gamos que cruzaron ante mis narices. Cámara de fotos en ristre casi se me escapan, estos si que tiran tieso. Tras cruzar la vía de tren Madrid – Zaragoza adivino por donde tiene que caer Medinaceli y llego tranquilo a eso de las 19:00 De todas formas la parte del pueblo de allá arribota es la turística y monumental, con pocos servicios y viviendas y va a subir quien yo te diga, aunque tiene que ser bonito. Pensaba que en la pensión Antón (975326058 ) donde reserve serian 11 euros el alojamiento cuando la señora me dice que eso es para los turistas. A los de la bici 9 ¿¿¿??? No le acepte la vuelta del billete de 10 euros. Encima me recomendó un sitio cojonudo de camioneros donde cenar, el restaurante Carlos Mari. Ambos, pensión y restaurante, están en el barrio de la estación al pie de la A2, no en lo alto del pueblo. Coincido con los vascos para los cafés y nos despedimos esperando que el tiempo, si bien sabemos que hará malo, por lo menos nos respete un poco.

Etapa 3 sábado 15 abril 2006: Medinaceli – Molina de Aragón 96 km




















































Me abastezco prontito en la panadería Paco y en la marquesina de la gasolinera, a escasos 300 metros, ya tengo que parar a pensar que hacer y es que nube tras nube, traídas por un constante viento procedente del sur oeste, no deja de llover. Por fin me arranco, aun de corto pero con el chubasquero, confiando en que el azul del cielo, que de vez en cuando se deja ver por encima de las rápidas nubes, sea lo que predomine según avance la mañana. Salgo en dirección contraria al track previsto y al pasar otra vez por la marquesina me tengo que guarecer de nuevo ¡Joder que día mas desapacible, si ya voy medio calado! Toda la gente que paraba en la gasolinera me decía lo mismo: “mal día pa la bici...” (Gruuuunñ) No digo nada sobre hacer la variante por caminos que tenia maqueada por el norte de la carretera N-211 tratando de no pasar por el incendio de la barbacoa de Guadalajara, mas que nada por no llorar: imposible de barro pegajoso naranja. Sigo esperando y esto no amaina. El destino me lleva a pensar otra vez en la posibilidad de coger el tren a Madrid en la cercana estación, a escasos 200 metros. ¿Madrid? Dado que el viento soplaba de allí se me ocurrió llamar a Fistro en busca de información meteorológica. y me dice: “Pues aquí ha estado lloviendo por la noche pero se ha quedado una mañana de sol muy buena” Ostris, pues habrá que armarse de valor y salir que nos están dando las tantas de tanto esperar. Me pongo de largo en eso que aparecen los vasco que se me enganchan cuando les explico que voy por secundarias, dado que ellos están un poco hartos de generales por no llevar buen mapa ni demasiada planificación. Nos arrancamos bajo una continua llovizna ventosa y les aviso de que voy a seguir los track de Joan Perona y JR, unos mixtos de pista y sobre todo carreteras secundarias que al final no me arrepentí de seguir pues ya quisieran muchas pistas tener los baches de estas “carreteras” y con muy poquito trafico, eso que se ahorran en amortiguadores los lugareños, je, je. A los pocos kilómetros la cosa parece mejorar abriendo algunos claros ¡Fistro, te quiero! “Vaya lujo de seguimiento on line”, me comentan los vascos, Gazkia y Mertxe para mas señas, a lo que añaden que conocen a los famosos foreros Toñi y Simón de Alhama de Murcia, territorio Orange (Aquí hay otro Alhama pero de Aragón, territorio carro Manolo Escobar) Así que le digo a fistro que mande saludos “patos”. Después de cruzar el AVE bajamos a Urex de Medinaceli donde vemos el gran puente de aquel sobre el río Blanco. Luego una pegajosa pista hasta Layna y tras atravesar la N211 bajamos a Luzón cruzando el río Tajuña donde empezamos a apreciar el desastre del incendio durante bastantes kilómetros. Aun se ven las señales plásticas de la carretera derretidas y nos imaginamos la magnitud de un incendio capaz de saltar a la vez sobre una carretera y un campo arado para seguir devastando al otro lado ¡Glub! Entre Ciruelos del Pinar y Cobeta nos cae un chaparrón que curiosamente solo nos da respiro para hacer la foto del nen con Buenafuente. En Cobeta paramos a secarnos y tomar algo en el bar comprobando como el principal tema de conversación seguía siendo el incendio y sus consecuencias futuras para los pueblos de la comarca. Al salir deja de llover, empieza despuntar el sol y nos quitamos algo de ropa. Casi nos saltamos el bonito cañón del río Arandilla y la ermita de la Virgen de Montesinos. Los tracks se bifurcan y tenemos que elegir. Bueno, yo ya había decidido seguir el track de Joan Perona que vuelve a bajar para adentrarse en el precioso cañón del río Gallo, que seria una pena dejarlo escapar estando tan cerquita. Se trataba de convencer a los vascos mas bien. No me costo mucho dado que se tenían que fiar de mi casi por completo. Menos mal que me invitaron a alguna birra en concepto de guía turístico, juas, juas. En la ermita de Nuestra señora de la Hoz, del río Gallo por supuesto, había mogollón de turistas y le pido a uno en bici que nos eché una foto de grupo en lo que Mertxe susurra: “Este me huele que también es vasco” ¡Premio! A partir de aquí no pillo ni papa, ja, ja. Pues aparece el resto de sus colegas en bici también y se abre una animada conversación y de lo que hablaban en vasco por mas que ponía atención... Molina nos recibe con su espectacular muralla y castillo dorados por el sol del atardecer que al final se dejo ver durante toda la tarde. Después de instalarnos en el Hostal Avenida (949832204) y cenar charlamos sobre la suerte que tuvimos al final al sonreírnos el día. Termino siendo una etapa relativamente corta y rápida de fácil rodar y entretenido paisaje que ayudo al digerir la no siempre aburrida carretera. Al día siguiente nos tendríamos que separar pues yo tenia previsto realizar la etapa totalmente por caminos, ahora que el tiempo estaba mejorando, y madrugar mas pues un fallo en la suma de kilómetros me hizo estimar que serian 140 km y no los 106 que me saldrían al final.

Etapa 4 domingo 16 abril 2006: Molina de Aragón – Albarracin 106 km :

















































La etapa que prometía ser la reina por el kilometraje lo fue al final por la calidad del recorrido, tanto al ser reducida la carretera a 0 %, por la variedad de paisajes, la elevada altura media de 1.200 metros como por la espectacular entrada norte a Albarracin en un vertiginoso descenso a través de sus grandiosas murallas. Además tras pasar el ecuador de la ruta, vencer a la climatología, los fantasmas sicológicos y físicos de pasadas etapas la moral y las buenas sensaciones van a mas.

Madrugo bastante para hacer los que creía que serian unos 140 km que se quedaron en poco mas de 100 ¿? Algún fallo en alguna suma seguramente. El caso es que salgo sin despertar a los vascos, que volverían a su rutina carreteira para terminar coincidiendo todos de nuevo en el final de etapa. Me avituallo en la panadería y la gasolinera, lo único abierto a las 8:00. Después de la foto del móvil para Fistro, cronista on line, y de cambiar las zapatas del disco trasero, parto sobre las 8:30 hacia Castilnuevo por el viejo camino de Alustante y siempre huyendo de carreteras. Tras cruzar el río Gallo tomo el camino de Torremochuela, ahora casi una carretera de arreglado y ancho que esta. No paséis de largo la estupenda era empedrada. Aquí nace una buenísima variante de mi cosecha ortofoticola que obvia los caminos que conducen a Torrecuadrada de Molina para subir directamente al los Montes de Picaza por caminos alternativos al aburrido pistón, que finalmente tendremos que coger para llegar a Traid. Es la primera de las subidas del día hasta superar los 1.400 metros de altura. Me adentre en una zona donde parar y escuchar el silencio no tienen fácil traducción en palabras. Entre Traid y Alcoroche otro tramo de iguales y gozosas características mas llano y con un pequeño pateo. En Alcoroche os recomiendo tomar algo en un bar que esta muy cerca de la iglesia ¡Menudo trato! Como a un hijo, vamos. Gentes sencillas, amables y honradas. El bocata de morcilla con rodajas de tomate y la jarra de clara me parecen que van a hacer esperar un rato largo a los sándwich preparados que compre en la gasolinera de Molina. Tras un litro de clara salí un poco pedo pero con una risa de oreja a oreja y unas ganas de disfrutar del camino tremendas. Nada de fantasmas y me tenia sin cuidado los kilómetros o las dificultades ¡ A por la subida del día de casi 1.700 metros! Esto ya tiene aire de montaña alpina y todo con su verdor y sus vaquitas. Estamos en puro Sistema Ibérico sin grandes picos pero gran altitud media. Entramos en la provincia de Teruel por Orihuela del Tremedal y esto lo tengo que decir. Bronchales es el siguiente pueblo por el que vamos a pasar y no se cual será el mas alto de España pero este le saca 100 metros a Trevelez, en las Alpujarras granadinas al pie de Sierra Nevada, que para mi tenia la fama de ocupar este liderazgo. Atención que tenemos que ir a Monterde de Albarracin por el GR10 y el Barranco de en Medio con sus toscos refugios de piedra hechos por los pastores y señalizados. Estamos fraguando el ataque definitivo a Albarracin. Antes de llegar a Monterde un gran cartel cerca del cementerio nos invita a seguirlo hasta Albarracin pero es mas equivoco este camino que por el que discurre el track, os lo digo por experiencia pues me tire explorando la zona un buen rato con salto de vallas incluido, no se si por cortesía de la Masia de Monteagudo que aprovecha el tirón del turismo rural para vallar todo lo vallable muy recientemente, para ir con los caballitos, los quads y su puta madre. Pues no les pregunte que si el camino que llevaba seguía hasta Albarracin sin que estuviera cortado y me querían hacer tirar a la carretera. Por donde yo iba era infinitamente mejor y lo mas corto. Teoría corroborada de nuevo: como te fíes de las indicaciones de los lugareños vas de culo. Coronamos la ultima subida del día y poliki, poliki vamos bajando a Albarracin ¿Pero donde coño estará que no se ve? Cuando aparecieron ante mi sus murallas no pude evitar el derrape en pleno descenso gozoso ¡Era como pensaba, la repanocha! No se las fotos que pude hacer. La entrada en el pueblo fue de peli radikal de street a lo Ryan Leech, por los obstaculos claro, mas que por el piloto, juas, juas. Aunque reconozco que me tuve que contener ante la orgía de desnivel, escaleras angostas y revirados vericuetos técnicos ante la posibilidad real de recibir una pedrada por parte de algún asustado turista contemplativo. El lunes de fiesta en Cataluña, Valencia y Bilbao capital propicia un turismo multi autonómico que se deja oír en cada conversación de los diferentes grupillos de turistas que se les oye hablar en catalán, valenciano y algo de vasco mezclado con algún turolense con su acento aragonés característico. Los madrileños ya se habían marchado a currar, ja, ja. Esto es monumental. No se a donde tirar las fotos. Mejor compro postales. El albergue REAJ Rosa Brios (978710005) atendido por los amables turolenses estando donde esta y por ese precio es un lujo asiático. La cena de buena relación calidad precio con la buena compañía de Gazkia y Mertxe ponen el colofón a una etapa inolvidable.



Etapa 5 lunes 17 abril 2006: Albarracin – La Puebla de Valverde 68 km :


















































Espectacular como la entrada fue la salida de Albarracin. Tras cruzar el puente sobre el río Turia, el mismo que riega Valencia capital, realizamos los primeros tramos en durísima subida trialera. Tras otra corta bajada también trialera a Gea de Albarracin con señalización PR se acabo la diversión por hoy. Ya todo será llanura. Ha sido un gran contraste. Llego a Teruel, otro lugar con escape en tren. Para Madrid mejor Valencia – Madrid que Zaragoza – Madrid, pues en vías AVE no dejan meter bicis. Tras visitar algunos monumentos y las fotos de rigor, ya en compañía de los vascos, partimos en busca de la vía verde de Ojos Negros enfilando al centro de ocio Dinopolis y las piscinas municipales. En Sierra Menera, cerca del pueblo de Ojos Negros y a 60 km al norte de Teruel, esta el yacimiento culpable de la construcción de esta abandonada vía que llevaba el mineral hasta Sagunto. Afortunadamente y tras haber construido la autovía entre Teruel y Sagunto, se esta rehabilitando con mejora del firme, áreas de descanso algunas hasta con refugio y dispositivos que impiden el acceso no autorizado a la vía por coches en forma de obstáculos abatibles candados un poco peligrosos. Atención pues, dado que la vía invita a la relajación y se adquiere alta velocidad en el sentido de bajada que llevamos nosotros. Incluso alguno de los túneles disponen de iluminacion automática que algún vándalo ya se ha encargado de destrozar. De todas formas ningún túnel es lo suficientemente largo como para que justifique acarrear desde Burgos una linterna para la ocasión, salvo que tengáis tunelofobia. Tambien podeiscomprar una linterna en Teruel, oye. Aunque voy de corto toda la etapa bien es verdad que en escasos momentos ha dejado de lloviznar y la ligera subida que culmina en el Puerto del Escandon va acompañada de algún trueno. Advertimos que va llegando el momento de comer algo y que si pasamos de largo el pueblo de La Puebla de Valverde no vamos a encontrar nada en condiciones durante mucha distancia. Además arrecia la tormenta con mas agua y truenos. Llegamos semi empapados al Hostal El Horno donde sus amables dueños nos dan de comer y decidimos, tras sopesar la situación y las informaciones climatologicas cruciales de Fistro, abandonar aquí la etapa y darnos la pechada mañana con vistas a la posible mejora climatologica. Toca tarde de descanso en vista de la dura etapa de mañana. La operación retorno de Semana Santa, de la que están informando en la tele, tiene a un corresponsal que dice literal mente: “ Nos encontramos en la carretera Teruel – Sagunto donde la nota predominante son las tormentas que están dificultando el trafico” ¡Nos descojonamos!

Etapa 6 martes 18 abril 2006: La Puebla de Valverde – Valencia 150 km :

















































Toca madrugar y en marcha a las 9:30. Con lo rápido de la acondicionada vía verde y la buena mañana que hace nos marcamos una media de impresión. Vemos abundante granizo en las cunetas de la vía. En Barracas comemos algo antes de la que seria la separación definitiva de los vascos y me aparto de la vía verde para acometer mi experimento de llegar a Valencia atravesando la Sierra Calderona, y no por donde marca el Camino del Cid. Supuse, como así a resultado ser, que a estas alturas de la vía ya estaría mas que arto de tanto llano. Con esas sierras de Javalambre y Gudar que hemos dejado atrás se me ponen los dientes largos y considero un desperdicio dejar sin atravesar la de Calderona que esta en la línea de tiro de Valencia capital y no es una sierra con grandes dificultades orograficas. Sin saberlo el punto donde dejo la vía resulta ser el GR7. Su cartel impresiona un poco. Mas de 2.000 km a Tarifa y casi 400 a Pinoso, pueblo este ultimo donde hace poco estuve en una escapada a la Sierra del Carche, entre Murcia y Valencia. Interesante para futuras exploraciones este GR7. Les deseo suerte a los vascos y ellos mas a mi pero ambos con la esperanza de coincidir en Valencia y tomarnos la paella de despedida. Parto dirección Bejis, donde tenia previsto terminar ayer la etapa, pero prefiero escorarme a Toras pues ya no tengo necesidad de ir al alojamiento que tenia reservado en Bejis, que es pleno valle del río Palancia, aunque el pueblo desde lejos parece bonito allí subido en un risco. Cruzo el río Palancia y empiezo a remontar la Calderona. Me salio genial, sin percance alguno de caminos cortados ni fincas ni barranbikes. Poco a poco en bajada el paisaje cambia pues me voy adentrando en la huerta valenciana. Me encuentro con un biker de Moncada que me lleva a coger agua de una fuente. Pasado Moncada ya es todo naranjos, cebollas y alcachofas. La entrada en Valencia fue muy buena y poco traumática. Pase de la huerta a las calles de la ciudad sin sufrir el trafico de las grandes carreteras ¡Genial! Ahora ya en la gran urbe no se que tiene Valencia que con la bici siempre te pilla dirección prohibida hacia donde quería ir y a la vuelta del paseo por el Turia y la foto en el museo de la ciencia también ¿¿?? Para mas INRI el waypoint del albergue hacia el que navegaba era el de otro albergue donde no había reservado, ahora que lo clave oye ¡Juas, juas! Los vascos Gazkia y Mertxe sufrieron de varios y misteriosos pinchazos que les obligaron a dejar el fin de etapa en Segorbe. Vaya zona donde estaba el albergue definitivo. Llegue a unas calles donde literalmente se estaban drogando a mi alrededor y todos miraban a la bici con cara de colocados ¡Y creía que estaba cansado después de 160 km! ¡Menudo sprint que me marque para salir de allí! Despues de un rodeo por fin encontré como llegar al albergue por el lado bueno. Las chicas que lo regentaban me atendieron estupendamente, me dejaron una toalla e incluso me dieron una bolsa de desayuno hasta con yogures y... ¡cuchara metálica! El desayuno se ofrecía a las 9:30 cuando mi tren salía a las 8:08 (Albergue de Valencia 963925100) A la mañana siguiente me esperaban 6 horas de viaje así que me compre una revista en el kiosko de la estacion, de bicis por supuesto, que leía cuando me cansaba de escribir estas crónicas, un poco difícil todo sea dicho pues menudo bamboleo llevan las vías. Que vergüenza. Parecía un tren tercermundista ¿Para que estamos pagando impuestos? El hermano de un amigo murió en el accidente de tren de Chinchilla y me parece que se esta invirtiendo mucho en AVE para los nuevos pijos ricos, donde no dejan meter las bicis, y poco en mantenimiento de estas líneas regionales que es donde vamos los modestos. En fin que a las 14:00 estaba en Madrid – Atocha y a las 15:00 entraba a currar ¡Redondo, vamos!

Texto y fotos: Tunin.
Share this article :