Home » , , » 29ANDO… Primeros pasos sobre una 29

29ANDO… Primeros pasos sobre una 29


Que las bicicletas con rueda de 29 pulgadas han venido a revolucionar el mundo del mountain bike esta claro, ya no hay ya marca que no incorpore a su gama un amplio número de bicicletas con este tipo de ruedas e incluso algunas ya solo fabrican bicicletas de esta medida de rueda. Las revistas especializadas prácticamente no prueban otra cosa y en la competición se ha generalizado su uso. Pero la pregunta que nos surge es la siguiente ¿es todo una maniobra publicitaria? ¿existen ventajas para un usuario normal?
La teoría de las maravillas que nos ofrecen las veintinueve ya mas o menos nos la sabemos todos… que si ruedan mejor, que si la rueda pasa por encima de los obstáculos y bajan mejor, que si a igual rueda tienes mas agarre por que hay más superficie en contacto… bla bla bla,,… muchas de estas afirmaciones que se repiten como papagayos por revistas y webs son todas las mismas, copiadas y salidas de la mente de los departamentos publicitarios de las marcas…. y aceptadas por todos como si fuera la verdad revelada… pero ¿que pasa cuando te acercas a una bici de estas sin compromisos de por medio?… pues eso vamos a intentar haceros llegar simplemente nuestras experiencias sobre una 29.

Nuestra víctima es una bici montada por nuestra cuenta  el cuadro es un Santacruz superlight 29 con 100 milímetros de recorrido delante y detrás el resto del montaje pues un poco de aquí otro poco de allí, las ruedas provienen de una Mérida de la que ya tenemos un amplio reportaje en la web y la horquilla también proviene de esa bici es una manitou tower, la trasmisión es un triple plato 44 32 22 con cambios x9 y piñones shimano deore 12-36, hacemos hincapié en los desarrollos que monta por la importancia en las 29 , el manillar es un race face deux de 68 cm de ancho y las cubiertas son unas schalwbe..   esta e sla bici encargada de adentrarnos en el fenómeno niner


Contrariamente a todo lo que habíamos leído nuestro primer contacto con la veintinueve nos dejo algo perplejos, pues la primeras sensaciones fueron que no había sensaciones, es una bici igual que todas en la que una vez encima no notas especiales diferencias, en este sentido si que quedamos sorprendidos pues todo lo leído era que en cuanto te subías a estas bicis al mejora era espectacular y ya no querías volver a una 26… he de reconocer una cierta decepción en esa primera toma de contacto, pues la verdad me esperaba otra cosa tras haber leído tanto y tan bueno sobre las 29.


Sin embargo tras esta primera decepción con la “normalidad”  de las bicis 29 pronto descubrí que no todo era tan igual, en primer lugar y debido a ser un montaje propio y no una bici completa, los primeros desarrollos que le instalamos fueron un piñón 11-32 con triple plato procedentes de una rígida de 26” y claro el desarrollo con las ruedas de 29 es demasiado duro para simples seres mortales como yo, dando  como resultado el ir atascadísimo de desarrollo, y eso ya en terrenos mas o menos suaves que en terrenos serranos el desarrollo ya se hacia durísimo obligándonos a ir mucho en plato pequeño, algo que tras mucho pensarlo dudado entre poner 10 velocidades con un o 11-36 o dejar el triple plato, opción que elegimos al encontrar unos piñones shimano deore 12-36 ideales para esta bici que junto con el futuro 11-40 de sram pueden ser la solución casi definitiva para conseguir unos desarrollos asequibles para el usuario medio.

Pero no acabaron aquí nuestras sorpresas, la segunda es relacionada con el ancho del manillar, nuestro manillar estrechito procedente de una 26 se nos mostraba casi incapaz de gobernar las sacudidos de la enorme rueda de 29, así que segunda lección aprendida los manillares deben ser mas anchos para poder gobernar mejor la rueda. Tras estos inconvenientes técnicos y una vez solucionados la verdad es que el panorama cambio y mucho desde las primeras salidas con esta bici hasta ahora


Que es lo mejor de las 29, en nuestra opinión y tras estos primeros kilómetros sobre la 29 los puntos fuertes son lo bien que bajan y lo bien que van en llano, bajando nos ha sorprendido gratamente pues se va mas deprisa y mas cómodo, además no se nota inseguridad alguna por ir mas alto , respecto a las ventajas en terrenos llanos, pues es mas o menos como todo depende mucho de la potencia del ciclista, en general el desarrollo es algo mas duro que una 26, pero tras costar algo mas arrancar enseguida se obtiene mas velocidad aun esfuerzo mas o menos similar. Cuesta mas arrancar debido a las inercias de una rueda mas grande, pero luego es mas facil mantener velocidades mas altas.


Que es lo peor de las 29, en nuestra opinión, su comportamiento subiendo, requieren cambiar un poco el chip y buscar mas cadencia subiendo, es  algo que en principio cuesta asimilar pero que en pocas salidas te haces a ello.


Que es lo que no son las 29, pues torpes… contrariamente a lo que se lee en foros  no son bicis torpes una cosa es que en cinco minutos de uso de prueba te lo puedan parecer pero la realidad es que estas bicis casi diría que son hasta mas agiles en cuanto a velocidad de cambio de dirección..

Otro falso mito creado es el de que la rueda tan grande te da inseguridad al verla cuando estas montado, la realidad es que montado no lo notas ni ves que la rueda es mucho mas grande que una 26, te sientes encima de una bici y punto.


Hablando de falsos mitos habría que hablar de la teoría esa de que la rueda no entra en los baches pequeños por ser mas grandes y que pasa por encima... pues hombre salvo que encuentres ese bache de ese tamaño concreto en los demás pues pasas como en el resto de las bicis... vamos hablar por hablar...

Una gran sorpresa que nos hemos llevado al combinar el uso de bicis de 26 y bicis de 29 es que no se notan problemas de adaptación mas allá del tamaño de la rueda y los desarrollos antes comentados al cambiar de una bici a otra, siendo perfectamente compatible por tanto el uso continuados de bicis de ambos tamaños de rueda.

¿cual es su terreno? Pues es una pregunta para la que aun no tenemos respuestas, en principio tras estas primeras tomas de contacto da la impresión que su terreno predilecto son zonas mas llanas y con amplias pista, sin embargo estas bicis tiene unas grandes cualidades bajadoras que las harían optimas para terrenos de sierra, dado que aun no la hemos probado en grandes bajadas de momento no vamos a pronunciarnos sobre este apartado.



Nuestras primeras sensaciones con la bici de 29 han ido cambiando de las primeras salidas en que lastrados por unos desarrollo inadecuados nos parecía que nos habíamos topado contra un muro hasta la actualidad donde nos hemos acoplado casi perfectamente a ella, Nos queda acoplarnos del todo a la cadencia subiendo, es verdad que estas bicis requieren un periodo de adaptación y un ligero cambio en nuestras costumbres a la hora de montar, pero también es verdad que las sensaciones encima de ella luego son buenísimas. Pronto os seguiremos contando nuestras sensaciones en el mundo 29er...
Share this article :